Facilitando la enseñanza digital

Como cuidar a tus hijos mientras trabajas desde casa

Como cuidar a tus hijos mientras trabajas desde casa

El teletrabajo representa nuevos retos para los padres. Uno de ellos es distribuir el tiempo entre hogar y trabajo bajo el mismo techo. ¿Cómo puedes cuidar a tus hijos mientras trabajas desde casa cumpliendo con ambas obligaciones?

La jornada de las madres ha cambiado, y sus tareas se han multiplicado.

Empiezan el día alistando a los hijos para tener clase virtual, mientras realizan las actividades de rutina. Al tiempo, se conectan a la oficina, sostienen una llamada, o están pendientes del chat y correo corporativo.

En este proceso desarrollan habilidades digitales, como el uso de Zoom, Meets, plataforma de Aulas Virtuales, subir tareas, revisar las dudas de los hijos y esperar que la velocidad de Internet no se vea reducida por incremento del uso entre padres e hijos.

Esperar a que llegue el día y hora de acuerdo con las restricciones de cada país, para hacer mercado o las compras necesarias.

Durante el transcurso del día, dividen el tiempo en su rol de madres y colaboradoras o emprendedoras, responsables de la educación de los hijos y la economía del hogar.

Como consecuencia el tiempo no alcanza, por lo que la jornada se extiende hasta las 11 o 12 de la noche, y de vuelta a empezar.

Acá te damos 5 consejos para alivianar la carga de cuidar a tus hijos mientras trabajas desde casa.

Te puede interesar: guía NO técnica sobre teletrabajo.

5 consejos para cuidar a tus hijos mientras trabajas desde casa

  1. Relájate. Vivimos un momento atípico, date la oportunidad de fallar. Está bien si se te olvida hacer un pago, está bien si no entregas una tarea a tiempo, si tienes un día difícil. Evita sobre exigirte.
  2. Confía en tus instintos. En el fondo tú tienes respuesta y solución a todo. Actúa, y hazlo con firmeza. Recuerda esas situaciones que eran difíciles en el pasado y hoy parecen simples, porque finalmente has logrado resolverlo todo.
  3. Pide colaboración.  Estamos despertando un especial sentido por ayudar. Si alguna situación está por encima de ti, pide ayuda: a tu empleador, a tu familia, a los profesores, a tus amigos, consulta las formas de atención emocional y económicas de tu país. A veces solos no podemos, está bien dejar que nos tiendan la mano.
  4. Ponte en los zapatos de tus hijos. Eran aves libres, ahora enjauladas. Busca espacios para divertirse juntos. Por pequeña que sea la casa puedes hacerlos quemar energía. Busca estrategias que sean interactivas por internet. Evita los videos estáticos que los distraigan sin retarlos de alguna forma. Aprovecha herramientas como Messenger Kids de Facebook para que ellos chateen con sus amigos reales.
  5. Y, por último, lo más importante: Ponte en TUS zapatos. Dedícate tiempo, busca alternativas para hacer eso que te apasiona, aprende algo nuevo. Dedícate unas horas a quedarte en cama viendo Netflix, sin sentir culpa por ello. Duerme tus 8 horas diarias. Aliméntate bien. Respeta tus horarios.

Evita convertirte en una mombie (mom+zombie). Si tú estás bien, tu familia va a estar bien. Recuerda que tienes la responsabilidad que el mundo siga girando, y la tienes, porque cuentas con la fuerza para hacerlo.