Facilitando la enseñanza digital

La importancia del juego en el aprendizaje

La importancia del juego en el aprendizaje

¿Crees que crear encuestas y juegos a cambio de puntos para tus estudiantes ayuda al aprendizaje? Este es un error frecuente cuando pensamos en hacer una clase divertida. La importancia del juego en el aprendizaje va más allá.

Vamos por lo simple, la diferencia entre jugar juego y diversión. Sé que suena todo parecido, pero hay ciertas diferencias.

Según Google el significado de jugar es: Realizar una actividad o hacer una cosa, generalmente ejercitando alguna capacidad o destreza, con el fin de divertirse o entretenerse.

Por otro lado, juego es la actividad que se realiza generalmente para divertirse o entretenerse y en la que se ejercita alguna capacidad o destreza.

Te puede interesar: 5 habilidades y 4 recomendaciones para mejorar una clase virtual

Jugar y juego no siempre están relacionados. Tú puedes jugar un sorteo de lotería y no necesariamente implica que “juegues un juego” o que exista la diversión. Por el contrario, se te puede ir la vida esperando ganar la lotería en un golpe de suerte sin alcanzarlo.

En ingles, tocar un instrumento traduce “jugar” como: playing the guitar. Con estos ejemplos quiero mostrarte que no siempre juegas un juego y no siempre un juego es jugado. Por ejemplo, puedes entretenerte viendo un partido de futbol sin jugarlo, solo como espectador. También, puedes ver una película en el cine y divertirte sin jugar.

Primera idea: No siempre jugar o incluir un juego es importante en la educación. Si lo es el entretenimiento y la diversión.

En la educación virtual buscamos alternativas como los juegos en tiempo real a partir de preguntas que generan puntos y un ranKing de competencia para nuestros estudiantes.

Este juego competitivo motiva a que durante la clase los alumnos estén dispuestos a responder por competir. Finalizada esa motivación externa su deseo por aprender se va.

La diferencia con enseñar desde el entretenimiento y la diversión es que hacemos las clases simples con una motivación interna, a diferencia del juego.

Por ejemplo, los animales buscan entretenerse, para la muestra …

Segunda idea: La diversión viene desde adentro de nosotros, por lo que nos ayuda a aprender y actuar sin depender de estímulos externos.

Vamos a divertirnos en serio.

¿Qué es serious fun? Es una forma de enseñar a través del entretenimiento. Tiene como objetivo motivar intrínsecamente al estudiante, generar repetición en la persona por sí misma. Sin el estímulo de un puntaje o ganancia. Podemos decir que la competencia es contra uno mismo. Es importante que existan estos tres compenentes: emoción, concentración y relajación.

Puedes escuchar esta nota en Spotify acá

Un ejemplo es Lego Serious Play. La metodología de Lego desarrollada para el aprendizaje. A través de prototipar soluciones con fichas de Lego puedes resolver problemas usando tu creatividad, investigación mientras te diviertes. Esto representa la importancia del juego en el aprendizaje apoyado en la diversión intrínseca.

¡Profe! Incluir metodologías forzadas de juego sin pensar en la diversion pueden ser ensayos fallidos, aunque tengas buenas intenciones. Incluir la diversión permite que tu estudiante tenga libertad de expresión y decisión solo por la búsqueda del conocimiento.

Hay un concepto para terminar, con la tercera idea. El Flow dentro del juego.

No hace referencia a un flow musical o a que enseñes con Flow. Tus clases deben tener un balance entre el desarrollo de habilidades y el nivel de dificultad. Si has jugado Tetris sabes que al tener más destreza mental el juego iba acelerando y siendo mas retador.

En tus clases entretenidas donde involucres componentes de juego lúdicos debe haber un flow o balance entre habilidades y dificultad.

Si te quedas en el nivel fácil, tus estudiantes se van a aburrir. Necesitan sentirse retados, utilizar su nuevo conocimiento para avanzar, desarrollar nuevas habilidades, y de pronto volver a empezar.

En conclusión, la importancia del juego en el aprendizaje necesita que pensemos en la diversión y entretenimiento como el centro de la clase para lograr motivarlos a partir de una motivación propia y no de estímulos externos.