Facilitando la enseñanza digital

La mejor guía NO técnica sobre teletrabajo

teletrabajo

Puedes escuchar esta nota acá:


Con el coronavirus la necesidad de acelerar el trabajo remoto, teletrabajo o trabajo en casa es una buena opción para reducir el contacto y la exposición al virus sin sacrificar productividad para la empresa. Aunque, no es una decisión de un día para otro. Esta guía te dará herramientas para desarrollar algunas habilidades blandas y buenas practicas más allá de las tecnologías existentes.

Recuerda que como teletrabajador puedes estar en tu casa, o en una oficina satélite como algún co-working. En ambos casos, es importante tener condiciones claras tanto para ti, como para la empresa.

Riesgos del teletrabajo.

  • Igualdad de trato. Sin importar donde trabajas haces parte de la empresa y tienes los mismos derechos y garantías. La cultura donde se burla de la persona que no va a la oficina, donde se hacen chistes como: “Claro usted trabajando desde la casa, allá viendo televisión y trabajando en pantuflas” no le aporta nada a la igualdad de trato.

El bullying debe ser erradicado por completo, y por el contrario se debe promover el teletrabajo sin burlas ni diferencia de trato. Es responsabilidad de los jefes y áreas de apoyo como recursos humanos promover una cultura de igualdad.

  • Comunicación asíncrona. Aunque existen todas las herramientas para que la comunicación sea en tiempo real, no es así, básicamente porque gracias al teletrabajo tu concentración está puesta en las tareas más importantes, y como no tienes la presión de tener a alguien al lado mirándote cuando te hace una pregunta, puedes enfocarte y respondes después mediante la herramienta tecnológica que la empresa disponga. (Ojalá no sea WhatsApp).

Aunque parece ser una desventaja es una gran ventaja que aumenta la productividad.

  • Seguridad de la información. La información es el activo más importante, además porque las empresas  cuentan con datos de clientes e información confidencial. El colaborador hace parte de la cadena de seguridad y debe sensibilizarse de cuidar los datos. Si por algún motivo hace un mal uso, la empresa debe contar con la tecnología que contenga el riesgo.

Buenas prácticas de la empresa (y jefe)

Como prometimos no hablar de nada técnico, vamos a decir que la empresa debe tener la tecnología suficiente para permitir que sus colaboradores se conecten, y que tiene las herramientas para dar soporte remoto, de forma centralizada.

La empresa debe asegurar que para todos sea fácil la conectividad, la experiencia del colaborador, aunque esté en casa sigue siendo responsabilidad de la empresa.

  1. Voluntariedad. Como colaborador o jefe puedes aceptar o rechazar trabajar desde casa, y llegar a acuerdos entre ambas partes; Lo esencial es que se cumplan todos los derechos y deberes bajo tu voluntad.
  2. Contrato de teletrabajo. Aunque el contrato debe tener explícitas diferentes condiciones legales, es super clave definir el horario de trabajo. El hecho de que trabajes fuera de la oficina, o más bien, el hecho de que trabajes desde casa no significa que tengas la oficina contigo 7×24.
  3. El reglamento interno de la empresa debe tener un capítulo exclusivo a teletrabajo, ser conocido para todos, con un mensaje claro. Es un salvavidas para grandes retos del teletrabajo, como riesgos de fuga de información, propiedad intelectual y desigualdad.

Este reglamento es más que un documento conocido por todos, debe ser parte del ADN. 🧬

  1. Derecho a un sistema de salud, pensiones y aseguradora de riesgos laborales. Esto es un trabajo conjunto, ya que el teletrabajador debe diligenciar formatos reales donde describe las condiciones de su entorno de trabajo, que cumplan con estándares básicos de salud ocupacional y seguridad industrial.

Puedes leer: Lo que tu jefe no quiere que sepas del acoso laboral digital.

Buenas prácticas del teletrabajador

  1. Comunicación dentro de la casa. Volvamos a la sugerencia de pegar tus horarios en un lugar visible.  Saca un espacio para hablar con las personas que vivas y explícales que, aunque estás allí, no es como un jean day en el colegio. Estas cumpliendo un horario, respondes por un contrato, entregables y responsabilidades. Acuerda que se respeten esos horarios, y difúndelos con quien vivas como recordatorio.
  2. Cumple tus horarios. Sí tu horario es de 8 am a 5 pm, así debe ser. Evitar hacer cálculos como: Generalmente madrugo a las 5 am, y me demoro una hora de trayecto al trabajo y una hora de regreso, así que puedo ampliar mi horario de trabajo de 7 am a 6 pm dentro de la casa. Terminas trabajando más del horario contratado. Con el tiempo te va a desmotivar y tu casa se convertirá en una cárcel, pensando que la culpa es de la empresa, cuando el error es tuyo.
  3. Respeta la calidad de tu trabajo. Conserva siempre tu disposición y responsabilidad. Evita ruidos de fondo, gritos o llantos que pueden ser molestos para otras personas en una teleconferencia. Ponle tus cinco sentidos a las reuniones que tengas, tu distracción puede costarles tiempo a otras personas.
  4. Aprende a usar el mute de tu micrófono. Sí nos vas a intervenir, déjalo en silencio y actívalo únicamente cuando vayas a hablar.
  5. Asigna un espacio acorde a la función que vas a realizar. Un escritorio con una silla reclinable, con buen espaldar. Buena iluminación, buen internet, harán que tu mente entre en modo trabajo. No pienses que es una inversión para la empresa, es algo para ti, para tu salud.

La cultura de la empresa es vital, el teletrabajo no es solo una modalidad apoyada en tecnologías de la información, también es un cambio de paradigma en la que el jefe debe olvidarse de tener el control del tiempo y centrarse en medir la productividad por metas o entregables claves para el negocio.

¿Dudas? Escríbeme a mi cuenta personal de twitter.

Algunas fuentes: https://teletrabajo.gov.co/